Tengo mi iPhone 11 Pro Max hace más de un mes y puedo asegurarles que estoy FELIZ.

Me gusta todo de él, pero quiero rescatar 3 cosas que me gustan mucho:

  1. Diseño. Me encanta el nuevo diseño mate. Apple asegura que es el glass más resistente del planeta pero obviamente yo no voy a probarlo 😜. Pero igual glass es glass así que una de las cosas que primero hice fue comprarle un case. [También lo he hecho siempre con las versiones anteriores]
  2. Duración de la batería: OMG! A veces me sorprendo de llegar a casa y que sea el momento de dormir y ver que la batería está casi al 50%. Muchas veces puede durarme hasta dos días completos. Es lo que me más aprecio en este nuevo iPhone.
  3. Las nuevas cámaras: ¡Qué puedo decir de las cámaras! Las amo, amo el gran angular y adoro el modo nocturno porque puedo tomarle unas fotos muy lindas a mis gaticos debajo de las cobijas.

Por cierto, esta semana tendré acceso al Pixel 4 y voy a hacer la comparación de ambos con el modo nocturno, así que estén pendientes de mis historias en Instagram porque este mano a mano va a estar bueno.

Pero basta de rodeos. El asunto es que cuando anunciaron el iPhone 11 Pro Max yo hice este tuit:

Y pues… ¡TUVE QUE HACERLO!

Así que tomé el case que había comprado que es transparente y me puse ¡manos a la obra!

Un recorderis:

Una de las escenas más recordadas de la película COMANDO [1985] protagonizada por Arnold Schwarzenegger –film que es reconocido como uno de los íconos de las películas de acción– es aquella en la que John Matrix [el personaje interpretado por Arnold] sostiene en uno de sus hombros un imponente lanzacohetes, con el que combate a los secuestradores de su hija Jenny [Alyssa Milano]. Entonces los lentes de las cámaras pasan a ser los orificios por donde salen disparados los cohetes. Hermoso ¿no?

Bueno, lo primero que hice fue diseñar un template con las dimensiones exactas de un iPhone 11 Pro Max. Les hice uno para que ustedes puedan tener el suyo. Lo descargan acá.

Lo imprimí en papel opalina y configuré la impresora en la mejor calidad de impresión posible.

Luego solo tuve que recortarlo por los bordes con unas tijeras y la parte de los lentes con un bisturí.

Después lo puse en el case y por último le puse el case al iPhone y listo.

Así que es fácil: solo usen su case transparente, el template que hice para ustedes con amor,  busquen unas tijeras y un bisturí y denle un toque retrogeekchic a su iPhone.

Si tienen dudas de cómo hacerlo o necesitan algo más, ya saben que pueden escribirme en los comentarios o me encuentran como una @UnaGeek. Y como siempre les pido: si lo hacen me muestran para ponerme contenta.

«I’ll be back, Bennett.»