«Waking up to who you are requires letting go of who you imagine yourself to be.»
—Alan Watts

Esta entrada en el blog va a ser un poco diferente, pero siento que es un tema del que tengo una necesidad inmensa de hablar con ustedes. Se trata de un tema que recientemente se ha vuelto uno de mis favoritos y es EL AMOR PROPIO.

Sí, ya sé que es un tema del que muchos vienen hablando, pero es la primera vez que me toca tan de cerca a mí, que siento la necesidad impetuosa de hablar de él. OJO: no soy una experta, pero hablo desde mis vivencias y desde lo que he venido haciendo para cultivar mi amor propio.

Aunque está causando furor, siento que es un tema al que no le damos la importancia que merece. Si de algo les sirve lo que les voy a contar acá o se sienten identificados, escríbanme con toda la confianza que seguro tendremos mucho de qué hablar.

Llevaba un buen tiempo sin prestarle atención a mis Redes Sociales y la razón —hablando honestamente— es porque he estado pasando momentos difíciles conmigo misma: cómo me veo, cómo me siento y sobre todo en las cosas que hago. Últimamente mi cabeza ha venido boicoteándome, he venido autojuzgándome, cuestionándome y llenándome de miedos con todo lo que pasa en mi vida. Sé que aquí viene el punto en donde la mayoría me criticará y me dirán que «no es nada bueno» y tranquilos que yo lo sé, sé que no es nada bueno y que esta afectando tooooodo a mi alrededor.

Al final, todos estos sentimientos inevitablemente me conducen a sentirme insegura, fea, nada sexy, sin energía, inútil, sin progreso, insuficiente, poco creativa, cansada, desorientada y sobre todo: mala en lo que hago.

Lastimosamente vivimos en una época en la que la opinión de los demás nos es muy importante —inclusive más que la nuestra— y es aquí donde levanto los hombros y digo «NO LO ENTIENDO». A veces me dejo afectar mucho por comentarios groseros y mal intencionados de personas que tomaron la decisión de interactuar bruscamente en las Redes Sociales. Antes me era más fácil soltarme y lidiar con ellos, pero ahora no sé por qué me engancho tan fácilmente. Tratamos de encajar en una sociedad en la NADA ES SUFICIENTE, en la que es necesario conseguir validación de lo que hacemos y al final resultamos suprimiendo nuestro verdadero ser por miedo a anticipar lo que puedan llegar a pensar los demás. Es un problema eso de estar «expuesto».

“Don’t rely on someone else for your happiness and self-worth. Only you can be responsible for that. If you can’t love and respect yourself – no one else will be able to make that happen. Accept who you are – completely; the good and the bad – and make changes as YOU see fit – not because you think someone else wants you to be different.”
– Stacey Charter

La frase que más escucho últimamente es «Solo sé tu misma» Y no lo crean, eso suena maravilloso pero no es tan fácil alcanzarlo. Leo y escucho bastante sobre estos temas de amor propio, del autociudado y la autoaceptación. Sigo cuentas que me inspiran, cambié mi habito de consumo en Instagram y otras Redes y personalmente estoy en un proceso arduo para poder llegar a amarme, respetarme y aceptarme cuál soy.

Pero acá es dónde se preguntarán «¿Qué carajos tiene que ver Miss O’Target en todo este embrollo?

Pues bien, Miss O’Target nace como un instrumento creativo que me he inventado para comenzar a cambiar el chip y decirme cosas bonitas, quererme, aceptarme, estimularme y sobre todo AMARME. Ser un poco más suelta.

Aunque muchos pensarán que es un juego, es algo muy valioso para mi, porque me invita a retarme, a tomarme fotos, a imaginar, a recrear situaciones, a vencer el miedo, a no temer al ridículo sacando mi casco en un restaurante repleto de personas que me miran y susurran. Es mi instrumento de transformación, de sentirme creativa, productiva, atractiva, arriesgada e inteligente.

Así que poquito a poco he comenzado a soltarme con pequeñas prácticas diarias. Algunas las publico, otras no. Pero la idea de esto es ir haciendo un diario para compartir con todas esas personas que están viviendo una situación similar a la mía. Entender que, con pequeños cambios, podemos lograr cosas importantes. Ojalá que esto también los ayude a motivarlos a recorrer este camino del amor propio.

«Ain’t no shame ladies do yo thang».
Palabras sabias de Missy Elliot.

Pero en serio, esto es súper cierto. Si hay algo que he aprendido, es a no sentir vergüenza en ser quien soy, de lo que hago, de las cosas que digo y sobre todo expresar lo que me gusta [y también lo que no].

Si hay algo que te hace feliz y te llena, by all means, go do it! 

Bienvenida, Miss O’Target a mi vida. Vamos a liberarnos de todas las ataduras.
¡Chau lastres!